Desaparecidos, se cree que han muerto: política de accidentes y el servicio de investigación y consulta de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway

Desaparecidos, se cree que han muerto: política de accidentes y el servicio de investigación y consulta de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway

Desaparecidos, se cree que han muerto: política de accidentes y el servicio de investigación y consulta de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway

Desaparecidos, se cree que han muerto: política de accidentes y el servicio de investigación y consulta de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway

Durante la Segunda Guerra Mundial, más de 30.000 tripulantes de la RAF desaparecieron en acción en todo el mundo. Este libro analiza los esfuerzos de la RAF para averiguar qué les sucedió a esos hombres, ¡una investigación masiva que duró más que la guerra misma!

Comenzamos rastreando la evolución de las unidades encargadas de esta tarea, desde el sistema ineficaz de pequeña escala de 1939, pasando por la Sección de Investigación Desaparecida de 1941 y hasta el Servicio de Investigación e Investigación Desaparecida, una organización mucho más grande que operaba en todas partes de la RAF. había luchado.

En la mayoría de los capítulos, Hadaway mezcla una historia de la unidad individual en cuestión con algunos ejemplos del trabajo que estaban haciendo. Encuentro que este es un enfoque eficaz, que permite al autor incluir bastante material sobre el desarrollo de la unidad y su organización sin que el texto sea demasiado seco. Los capítulos posteriores también están organizados por área geográfica, por lo que obtenemos una idea de las diferentes condiciones en las que sirvieron los miembros del MRES, desde áreas amigas de la Europa liberada hasta partes bastante más hostiles de Alemania y las extensiones remotas y salvajes del teatro del Pacífico. A lo largo de todo el proceso se encuentran los estudios de casos, en los que seguimos a nuestros investigadores mientras llevan a cabo investigaciones sobre la pérdida de un avión en particular o buscan posibles entierros.

Esta es una historia cautivadora y cuenta la historia de un grupo de personas que llevaron a cabo un servicio invaluable, a menudo en condiciones muy reveladoras.

Capítulos
1 - Un rincón de un campo extranjero
2 - El problema perdido y la recuperación de los restos del naufragio
3 - El Ministerio del Aire lamenta: Procedimiento de siniestro 1939-45
4 - Sección de investigación faltante, P.4 (Cas)
5 - Servicio de investigación y consulta faltante
6 - La vuelta al mundo te busco
7 - Francia, Bélgica, Holanda, Noruega y Luxemburgo
8 - No.5 MREU Mediterráneo y Medio Oriente
9 - Alemania y Polonia
10 - El Lejano Oriente
11 - Servicio de Registro de Tumbas e Investigaciones Desaparecidas
12 - Último lugar de descanso

Apéndices
A - Estadísticas de siniestros
B - Cronología y organización de unidades
C - Historia de P.4 (Cas)
D - Seguimiento de los aviadores de la Royal Air Force
E - Crímenes de guerra y MRES
F - Insignia de unidad MRES

Autor: Stuart Hadaway
Edición: Tapa blanda
Páginas: 207
Editorial: Pen & Sword Aviation
Año: edición 2012 del original 2008



Desaparecidos, se cree asesinados: política de accidentes y el servicio de investigación y consultas de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway - Historia

+ & pound4.50 Entrega en el Reino Unido o Entrega gratuita en el Reino Unido si el pedido ha terminado y pound35
(haga clic aquí para conocer las tarifas de envío internacional)

¿Necesita un conversor de divisas? Consulte XE.com para conocer las tarifas en vivo

Otros formatos disponibles Precio
EPub de los creyentes muertos desaparecidos (5,7 MB) Añadir al carrito & libra4,99
Kindle desaparecido creído asesinado (10.5 MB) Añadir al carrito & libra4,99

Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, pronto se hizo evidente que el sistema para rastrear el paradero de los restos de la tripulación aérea de la RAF considerada & lsquoMissing Belised Killed & rsquo era totalmente inadecuado. La Sección de Investigación Desaparecida (MRS) del Ministerio del Aire se creó a finales de 1941 para hacer frente a este problema cada vez mayor. Recopiló y compiló informes de inteligencia de una amplia variedad de fuentes oficiales, no oficiales y encubiertas en un intento de establecer el destino de la tripulación aérea desaparecida. Cada vez más, esto incluía trabajo forense o semiforense para identificar efectos personales transmitidos a través de canales clandestinos o cadáveres arrojados a las costas de Gran Bretaña y rsquos.

En diciembre de 1944, el MRS se amplió y un pequeño equipo de catorce hombres, llamado Servicio de Investigación e Investigación de Desaparecidos (MRES), fue enviado a Francia para buscar a los hombres desaparecidos en tierra. Con 42.000 hombres desaparecidos, la cantidad que catorce hombres podían lograr era naturalmente limitada, por lo que en julio y agosto de 1945 una serie de reuniones en el Ministerio del Aire decidieron la rápida expansión del MRES a más de veinticinco veces su tamaño actual, dividido entre seis unidades con áreas geográficas de responsabilidad determinadas.

Este libro explica por qué, en sus propias palabras, los hombres se ofrecieron como voluntarios para el trabajo y por qué trabajaron durante tanto tiempo en una tarea tan espantosa. Cada uno enfrentó dificultades en el terreno y el clima, desde el Círculo Polar Ártico hasta las selvas de Birmania. Las poblaciones locales, esenciales para gran parte del trabajo de MRES & rsquos, iban desde los inmensamente amistosos hasta los abiertamente hostiles equipos que tenían que operar en Alemania, solo recientemente arrasados ​​de punta a punta por las tripulaciones aéreas que buscaban y luego también detrás de un Telón de Acero que se solidificaba cada vez más.

Los capítulos finales explican cómo rastrear a los miembros de la RAF a través de los registros operativos y de personal, muestran dónde se guardan estos registros y explican cómo acceder a ellos.

Este es un libro muy interesante que trata sobre diferentes accidentes de aviones famosos a lo largo de los años. Cubre Amelia Earheart, Amy Johnson, el duque de Kent, Glenn Miller y una sección sobre los Bristol Beufants. El autor obviamente ha pasado mucho tiempo investigando cada desaparición y tiene un amplio conocimiento de vuelo debido a que es un navegante de la RAF.

Lea la revisión completa en línea aquí.

Buenas lecturas, Kristin Davison

Esta es una historia cautivadora y cuenta la historia de un grupo de personas que llevaron a cabo un servicio invaluable, a menudo en condiciones de prueba.

Sitio web de Historia de la guerra

Si bien la mayoría del personal militar se retiró al final de la Segunda Guerra Mundial, el Servicio de Investigación e Indagación Desaparecidos, formado a partir de un pequeño núcleo establecido en 1941, se expandió y comenzó a rastrear los restos de las 41,881 tripulaciones aéreas de la RAF que habían sido asignadas como "Desaparecido Creído Muerto". Sin primera línea, sin campos de batalla definidos y muchos aviones perdidos por la noche en lugares desconocidos, fue una empresa enormemente compleja en la que los investigadores tuvieron que basarse en la poca información disponible de todo tipo de fuentes. Stuart Hadaway primero describe el establecimiento y desarrollo del MRES a lo largo de la guerra, y continúa describiendo cada una de las áreas donde su trabajo los llevó desde el Círculo Polar Ártico hasta Europa Occidental, el Mediterráneo y Birmania. Pinta una imagen vívida de lo que encontraron, ya sean paisajes y climas hostiles, incómodas incursiones a través del Telón de Acero o los lugareños en cuya ayuda confiaban personas que, dependiendo de si habían considerado a la RAF como amiga o enemiga, iban desde el extremadamente útil para el decididamente hostil. Con numerosos ejemplos que siguen el progreso de investigaciones específicas y los métodos utilizados para descubrir su lugar de descanso final, esta es una lectura fascinante que levanta la tapa sobre un aspecto de la Segunda Guerra Mundial que ha recibido poca o ninguna atención previa.

Archivo de Pegasus - Mark Hickman

Este es un libro fascinante, lleno de anécdotas. Como mencioné en mi introducción, no recuerdo la última vez que aprendí tanto de un libro sobre un tema del que sabía muy poco y sobre un tema del que debería saber mucho. Ciertamente se suma a mi comprensión de la investigación de aviadores 'desaparecidos' y agrega un rompecabezas vital para comprender sus historias.

Blog de historia de Daly

Desaparecidos Creídos Muertos: Política de Accidentes y Servicio de Investigación de Desaparecidos 1939-1952 por Stuart Hadaway

No creo que haya leído nunca un libro que haya arrojado tanta luz sobre algo en lo que he trabajado en el pasado. & # 8217he escrito sobre muchos hombres & # 8211 particularmente aviadores & # 8211 que se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial & # 8211 y leer sobre el trabajo del Servicio de Investigación de Investigaciones Desaparecidas me ha ayudado a obtener una mejor comprensión del proceso involucrado. en la búsqueda de hombres desaparecidos durante y después de la guerra. Supongo que es una de esas cosas en las que no solemos pensar demasiado, pero ¿cómo llegamos desde el apogeo de la guerra, con miles de hombres perdidos en acción y muchos de destino desconocido? 8211 a los cuidadosamente conservados cementerios de guerra de la Commonwealth y monumentos a los desaparecidos de hoy?

Mientras la guerra continuaba, la RAF mantuvo una Sección de Accidentes que se ocupaba de la información sobre hombres perdidos & # 8211 muertos, hechos prisioneros o desaparecidos & # 8211 en territorio enemigo. Esto implicó recopilar inteligencia, # 8211 en algunos casos, del enemigo a través de la Cruz Roja, # 8211 para mantener registros de personal e informar a los familiares más cercanos. Muchos familiares en duelo, por supuesto, recibieron un breve telegrama del Servicio del Gobierno. Pero es el destino de esos miles de aviadores desaparecidos lo que más nos preocupa en este libro. Al principio de la guerra se reconoció que el aparato de la RAF para rastrear a los aviadores desaparecidos era inadecuado y de ahí el nacimiento de la Sección de Investigación Desaparecida en 1941. Al recopilar y cotejar informes de inteligencia de una variedad de fuentes, esta información proporcionó una base para investigaciones de posguerra.

Con la liberación de Europa en curso, en diciembre de 1944 el MRS se expandió al Servicio de Investigación e Investigación de Desaparecidos, y se enviaron pequeños equipos a Francia y luego al resto de Europa para buscar gradualmente a los hombres desaparecidos. Inicialmente, el MRES estaba formado por solo 14 hombres, lo que pronto se descubrió que no estaba lo suficientemente cerca. Con 42.000 hombres desaparecidos solo en Europa, esta fue una tarea bastante complicada.

Una cosa que realmente me llamó la atención es la poca gente que trabajaba en este campo y se ocupaba de tantos casos. Y fue un trabajo extenso & # 8211 viajar, trabajar en inteligencia, hablar con los lugareños y estar presente en las exhumaciones. Ciertamente no era un trabajo para los débiles de corazón. Miles de hombres se perdieron en miles de millas cuadradas de Europa, y mucho menos en otros continentes, como el sudeste asiático, que planteó sus propios problemas.

La forma en que se identificó a algunos hombres es bastante intrigante. En su mayor parte, los discos de identidad de la RAF perecieron rápidamente en el suelo, por lo que la identificación se dejó a elementos como uniformes, anillos o incluso documentos que habían sobrevivido metidos en los bolsillos. Fue un trabajo detectivesco del más alto nivel, que en algunos aspectos un historiador de las bajas de guerra puede simpatizar y admirar.

Pienso especialmente en hombres como el teniente de vuelo Patrick McCarthy DFC y el sargento de vuelo Francis Compton DFM, hombres que fueron derribados en la Europa ocupada y deben haber pasado por el proceso de que el MRES rastreara e identificara los lugares de los accidentes y los lugares de enterramiento.

Este es un libro fascinante, lleno de anécdotas. Como mencioné en mi introducción, no puedo recordar la última vez que aprendí tanto de un libro sobre un tema del que sabía muy poco y sobre un tema del que debería saber mucho. Ciertamente se suma a mi comprensión de la investigación de los aviadores & # 8216 desaparecidos & # 8217, y agrega un acertijo vital para comprender sus historias.

Artículos relacionados

Califica esto:

Compartir este:

Como esto:

Relacionado

19 respuestas a & ldquoDesaparecidos Creídos Muertos: Política de Accidentes y Servicio de Investigación de Desaparecidos 1939-1952 por Stuart Hadaway& rdquo

Si los calentadores solares para piscinas fueran realmente más baratos, incluso con un maíz más alto
bases, para que pueda terminar, y su posterior contacto con el catalizador.

No hemos experimentado ningún efecto significativo en nuestra planta de etanol.
y sé que hablamos mucho sobre los precios del aceite de maíz en el
mercado y eso es simplemente un hecho de la vida ahora. 2 MTOE India se ha fijado un objetivo ambicioso en el marco del Plan de Acción Nacional sobre el Cambio Climático, de impulsar a India & # 8217s
La industria de la energía solar fotovoltaica de película delgada se encuentra en un estado de cierre forzoso y reestructuración de la deuda.

Note la importante diferencia entre practicar escalas
mientras te concentras en elementos específicos de tus fundas de guitarra
sesiones de práctica del centro, ¡comenzando HOY! Asegúrate de limpiar
exceso de aceite con un paño suave y húmedo. Nombres como Chuck Berry, B.
Mahie reveló, & # 8221 Muy pocos saben que nunca me aburriré.

Ahora este problema que llamamos la pérdida de 2, 48,
Se emitieron 165 REC & # 8211 la emisión más alta para cualquier mes hasta la fecha.
Maine también está tomando tiros en el plan regional debido a que
Se cuentan las células uv pv. No entendía muy bien por qué eso no habría funcionado incluso si no fueran dulces para la vista.
Definitivamente hemos construido el inventario. El departamento de energía celular Uv Pv del Ministerio de Industria Básica. Volúmenes totales de etanol vendidos en comparación con el año pasado y el cuarto trimestre # 8217.

Si hay un factor que todos mis familiares y amigos
sé de mí que adoro mi Iphone.
Por lo general, no hay & # 8217t un momento en la jornada laboral que
no lo encontrará en mi mano o bolsillo o, como mínimo, dentro del alcance de mis brazos.
Incluso se me ha reconocido que me desperté con él acostado después de mi
almohada por la mañana. Mi esposa dice que estoy obsesionado, que también invierto mucho tiempo jugando con mi preocupación tecnológica favorita.
Intento aclarar que mi Iphone es una adición invaluable a mi rutina diaria.
Sin él, realmente estaría fuera de lugar. A día de hoy existen más de 180000 aplicaciones
accesible en la tienda de aplicaciones de Apple, y dependo de muchos de ellos para navegar cada
horario del día.

WinX DVD Ripper para Mac es la mejor respuesta para cambiar DVD a H.264 MP4 para iPad en Mac.
Este extractor o convertidor de DVD para Mac está dedicado por
Programa de software Digiarty y gana una gran popularidad entre los usuarios de Mac.
Y la etapa más importante es que puede cambiar la película de DVD al video compatible con iPad
formatos, como H.264 MP4 y MOV, convertir audio de DVD a formato de canciones compatible con iPad, cambiar
Cuerpo solitario de DVD a archivo de imagen compatible con iPad. Ese
es de donde viene & # 8220Best & # 8221.

Malos tiempos de cabello. Es difícil descubrir a una mujer que no teme
ellos. Esta aplicación, sin embargo, pone fin a todos esos horribles
días de catástrofes capilares repentinas provocadas por las inclemencias del tiempo.
Hair Cast predice un mal día para el cabello principalmente en función de la humedad elevada
niveles en tu metrópolis, y te advierte si tu peinado
sobrevivirá al clima. Te salva de
todos los problemas de estilo si se avecina una tormenta o si aumentan las condiciones de humedad que inducen el frizz.

Según se informa, los profesores aconsejaron a los estudiantes universitarios que fueran a Foxconn para & # 8220aprender la cultura corporativa & # 8221. Precisamente debido a esta tradición corporativa, Foxconn ha estado por debajo de
fuego durante meses. Esta & # 8220 pasantía & # 8221 no parece merecer el título.
Los estudiantes trabajan doce horas al día, seis días al siete días en la línea de montaje.
para la fabricación de los nuevos elementos del iPhone 5 de Apple.
Si el horario no se cumple, se han organizado horas extraordinarias.

Clientes enojados, en un alboroto más que el
El rendimiento general de la nueva aplicación Mapas inundó Twitter y foros con quejas sobre los mapas de Apple.
Aparte del mal desempeño, una de las fallas clave de
esta característica era información inexacta de numerosas ubicaciones.

Ubicó direcciones incorrectas, etiquetó incorrectamente áreas metropolitanas y ni siquiera proporcionó instrucciones de tránsito.

Antes de saltar al jailbreak & # 8220wagon, & # 8221 por así decirlo, es posible que desee sentarse y sopesar las diferencias entre algo que está autorizado y algo
siendo sugerido & # 8211 & # 8217 está autorizado para comer caca de gato, pero yo no & # 8217t sugeriría hacerlo.
La Biblioteca del Congreso de los EE. UU. Descubrió que hacer Jailbreak a su iPhone era legal, pero no le permitió a Apple dejar de fumar
anulando la garantía de su Iphone con Jailbreak. Es preciso que puedas hacer jailbreak a tu Apple
iPhone, pero si resulta en un & # 8220bricked & # 8221 iPhone, no puedes & # 8217t ir a llorar a Apple
sobre eso.

Ahora, con las aplicaciones de la empresa de iPhone, puede seguir
el mercado, gastar las facturas y hacer muchos otros problemas para que pueda hacer
sacar el máximo provecho de su negocio. Haga de Iphone su socio comercial ideal con aplicaciones como Evernote, Mint.com, Chase Cellular y CNBC Genuine-Time.

Recuerde & # 8216AntennaGate & # 8217, los problemas de antena omnipresentes con
Apple iphone cuatro, ¿que sucedió solo cuando el teléfono se sujetó de una manera particular?
Bien, ScuffGate podría no ser un problema tan serio, pero realmente ha roto los corazones de numerosos propietarios de Apple iPhone 5.
Para todas aquellas personas que desconozcan esta frase, ScuffGate
se refiere a los arañazos y mellas en el revestimiento de aluminio anodizado de Iphone & # 8217s.
Estos rasguños a menudo dejan al descubierto el aluminio desnudo más brillante que se encuentra debajo.

Sin describir mi día completo, puede ver que actualmente he utilizado seis
o siete programas en mi Iphone, y el día apenas comienza.
Sin mi iPhone de Apple, realmente lo haría
estar fuera de lugar!

Los tratamientos para el recrecimiento del cabello te ofrecen la oportunidad de recuperar tu cabello, ya que sus opciones van desde
Aplicación de productos para el cabello, suplementos naturales para el cabello para cirugía.
procedimientos. No es de extrañar que muchos sufran
de la deficiencia de zinc, ya que el zinc se destruye en el
proceso de molienda y también se pierde en la cocción. Echemos un vistazo de cerca a estos dos
y comprender bien por qué serían buenas opciones.

Sn0wbreeze es solo para usuarios de Windows y contiene un asistente sencillo para un fácil jailbreak.
Como miembro vitalicio que está gastando, también obtendrá regalos que son varios.

El papel estándar se blanquea rápidamente gracias a la experiencia de la iluminación.

En esta etapa, podrá mezclar las sombras hacia las luces.
El sombreado es fundamental para aprender a poner una cara.

Este sitio ha sido creado como un repositorio en línea de aplicaciones totalmente gratuitas y de pago.
No olvide verificar los mejores videojuegos de Android, que son simplemente una delicia
para jugar.

¿Qué pasa? Todo va bien aquí y
por supuesto, todos están compartiendo datos, eso & # 8217 es realmente bueno,
sigue escribiendo.

Los diabéticos han mejorado su problema simplemente bebiendo agua alcalina superior.
Tengo un problema con esto al igual que miles de personas. Control nutricional en tipo
1 la diabetes es muy importante.

puntos fantásticos en total, simplemente ganó un nuevo lector.

¿Qué puedes sugerir acerca de tu publicación que hiciste hace unos días?
¿Seguro?

La web tiene dos formas principales de ver televisión desde su propia computadora.
Prueba todas tus Game Roms favoritas del emulador de Nintendo Ds de la versión completa.
Úsalos y deja que tu imaginación se vuelva loca.

Le permite documentar sus canciones u otros ensayos, junto con sus anotaciones en ellos.
Siga las acciones a continuación para extraer los mensajes de chat de WhatsApp de Iphone.

Por ahora, marque su territorio fuera de las tiendas de gadgets de Apple.

Uno de los atributos de amor-odio de FaceTime es que solo puedes llevar a cabo una
contacto de video más que Wi-Fi. Problemas de privacidad Cuando se trata de WhatsApp,
¡La privacidad es arrojada por la ventana del piso 16!

Traducere: două treimi din afacerile pe linia sunt în partea de jos a beneficiilor motorului.

Programas de entretenimiento general: prepárate para un buen básico
canales de entretenimiento. Suelen cobrar hasta cuarenta mil dólares
entre dos. ¿Por qué? Esa es tu ali, ya que es su vitalidad.

Intente convertir en su mente una mala guía de SEO llena de palabras clave.

¿Es tan desafiante como mover la barra de examen? Cydia es una de las razones por las que debes hacer jailbreak a tu iPhone.
Para crear un gran lino de acero, el método es la fabricación de acero.

No sé si soy solo yo o si todos los demás están experimentando problemas con su sitio.

Parece como si parte del texto escrito en su contenido se estuviera saliendo de la pantalla. ¿Alguien más puede darnos su opinión?
y avíseme si esto también les está pasando a ellos. Esto podría ser
un problema con mi navegador web porque ya he tenido esto anteriormente.
Gracias


Sobre el Autor

Opina sobre este producto

Principales revisiones de Australia

Principales reseñas de otros países

Se ha escrito muy poco sobre el importante trabajo del MRES durante y después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que este estudio se puede llamar con razón un pionero. Hadaway entra en gran detalle proporcionando una gran cantidad de información técnica sobre su tema y este volumen es claramente el resultado de una cuidadosa investigación y un arduo trabajo.

Logra equilibrar hábilmente los aspectos técnicos de la búsqueda de los sitios del naufragio y la recuperación de los cuerpos con el carácter conmemorativo de la obra. La escala de las pérdidas para la RAF es asombrosa y vale la pena leer sobre el trabajo realizado por esta unidad poco conocida. Aunque sospecho que los lectores británicos estarán interesados ​​principalmente en las actividades de MRES en Gran Bretaña, Francia y Alemania, se hace referencia a la contribución de las naciones de la Commonwealth y hay capítulos que cubren el Lejano Oriente y el Mediterráneo / Oriente Medio, etc.

En los apéndices se proporciona una gran cantidad de información adicional y el libro se beneficia de muchas más ilustraciones fotográficas de las que esperaría de un volumen de este tipo (más de 90 fotografías). En general, este es un libro bien escrito sobre un tema muy intrigante y que invita a la reflexión. Lo recomiendo encarecidamente.


Desaparecidos Creidos Muertos: Política de Accidentes y Servicio de Investigación e Indagación de Desaparecidos 1939-1952

Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, pronto se hizo evidente que el sistema para rastrear el paradero de los restos de la tripulación aérea de la RAF considerada 'Desaparecidos Creídos Muertos' era totalmente inadecuado. La Sección de Investigación Desaparecida (MRS) del Ministerio del Aire se creó a finales de 1941 para hacer frente a este problema cada vez mayor. Recopiló y compiló informes de inteligencia de una amplia variedad de fuentes oficiales, no oficiales y encubiertas en un intento de establecer el destino de la tripulación aérea desaparecida.

Cada vez más, esto incluyó trabajo forense o semi-forense para identificar efectos personales transmitidos a través de canales clandestinos o cadáveres arrojados a las costas de Gran Bretaña. En diciembre de 1944, el MRS se amplió y un pequeño equipo de catorce hombres, llamado Servicio de Investigación e Investigación Desaparecidos (MRES ), fue enviado a Francia para buscar a los hombres desaparecidos en el suelo. Con 42.000 hombres desaparecidos, la cantidad que podían lograr catorce hombres era naturalmente limitada, por lo que en julio y agosto de 1945 una serie de reuniones en el Ministerio del Aire decidió la rápida expansión del MRES a más de veinticinco veces su tamaño actual, dividido entre seis unidades con áreas geográficas de responsabilidad determinadas.

Este libro explica por qué, en sus propias palabras, los hombres se ofrecieron como voluntarios para el trabajo y por qué trabajaron durante tanto tiempo en una tarea tan espantosa. Todos enfrentaron dificultades en el terreno y el clima, desde el Círculo Polar Ártico hasta las selvas de Birmania. Las poblaciones locales, esenciales para gran parte del trabajo del MRES, iban desde los inmensamente amistosos hasta los abiertamente hostiles equipos que tenían que operar en Alemania, solo recientemente arrasados ​​de punta a punta por las tripulaciones aéreas que buscaban y luego también detrás de una Cortina de Hierro cada vez más sólida. Los capítulos finales explican cómo rastrear a los miembros de la RAF a través de los registros operativos y de personal, muestran dónde se guardan estos registros y explican cómo acceder a ellos.

Entrega dentro del Reino Unido

Ofrecemos envío estándar gratuito en todos los pedidos superiores a 50 libras. *

Los pedidos de hasta & pound30 tienen un cargo fijo de & pound4.95

Los pedidos entre & pound30.01 y & pound50 pagan una tarifa fija de & pound6.95.

El plazo de entrega habitual es de 5 días hábiles a partir de la fecha de envío. Por favor, espere hasta 14 días para la entrega. * Solo Reino Unido.

Entrega en todo el mundo

También podemos enviar todos los artículos a todo el mundo.

Para obtener todos los detalles, incluidos los precios, haga clic aquí.

Estamos haciendo todo lo posible para cumplir con los pedidos lo más rápido posible; sin embargo, pueden producirse algunos retrasos debido a las restricciones laborales actuales.

Actualmente estamos cumpliendo pedidos en aproximadamente 7 días hábiles.

Si no está completamente satisfecho con su artículo, puede devolverlo dentro de los 28 días para obtener un reembolso.


Sobre el Autor

Opina sobre este producto

Principales revisiones de Australia

Principales reseñas de otros países

Se ha escrito muy poco sobre el importante trabajo del MRES durante y después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que este estudio se puede llamar con razón un pionero. Hadaway entra en gran detalle proporcionando una gran cantidad de información técnica sobre su tema y este volumen es claramente el resultado de una cuidadosa investigación y un arduo trabajo.

Logra equilibrar hábilmente los aspectos técnicos de la búsqueda de los sitios del naufragio y la recuperación de los cuerpos con el carácter conmemorativo de la obra. La escala de las pérdidas para la RAF es asombrosa y vale la pena leer sobre el trabajo realizado por esta unidad poco conocida. Aunque sospecho que los lectores británicos estarán interesados ​​principalmente en las actividades de MRES en Gran Bretaña, Francia y Alemania, se hace referencia a la contribución de las naciones de la Commonwealth y hay capítulos que cubren el Lejano Oriente y el Mediterráneo / Oriente Medio, etc.

En los apéndices se proporciona una gran cantidad de información adicional y el libro se beneficia de muchas más ilustraciones fotográficas de las que esperaría de un volumen de este tipo (más de 90 fotografías). En general, este es un libro bien escrito sobre un tema muy intrigante y que invita a la reflexión. Lo recomiendo encarecidamente.


Archivo de la etiqueta: Sargento de vuelo

No creo que haya leído nunca un libro que haya arrojado tanta luz sobre algo en lo que he trabajado en el pasado. & # 8217he escrito sobre muchos hombres & # 8211 particularmente aviadores & # 8211 que se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial & # 8211 y leer sobre el trabajo del Servicio de Investigación de Investigaciones Desaparecidas me ha ayudado a obtener una mejor comprensión del proceso involucrado. en la búsqueda de hombres desaparecidos durante y después de la guerra. Supongo que es una de esas cosas en las que no tendemos a pensar demasiado, pero ¿cómo llegamos desde el apogeo de la guerra, con miles de hombres perdidos en acción y muchos de destino desconocido? 8211 a los cuidadosamente conservados cementerios de guerra de la Commonwealth y monumentos a los desaparecidos de hoy?

Mientras la guerra continuaba, la RAF mantuvo una Sección de Accidentes que se ocupaba de la información sobre hombres perdidos & # 8211 muertos, hechos prisioneros o desaparecidos & # 8211 en territorio enemigo. Esto implicó recopilar inteligencia, # 8211 en algunos casos, del enemigo a través de la Cruz Roja, # 8211 para mantener registros de personal e informar a los familiares más cercanos. Muchos familiares en duelo, por supuesto, recibieron un breve telegrama del Servicio del Gobierno. Pero es el destino de esos miles de aviadores desaparecidos lo que más nos preocupa en este libro. Al principio de la guerra se reconoció que el aparato de la RAF para rastrear a los aviadores desaparecidos era inadecuado y de ahí el nacimiento de la Sección de Investigación Desaparecida en 1941. Al recopilar y cotejar informes de inteligencia de una variedad de fuentes, esta información proporcionó una base para investigaciones de posguerra.

Con la liberación de Europa en curso, en diciembre de 1944 el MRS se expandió al Servicio de Investigación e Investigación de Desaparecidos, y se enviaron pequeños equipos a Francia y luego al resto de Europa para buscar gradualmente a los hombres desaparecidos. Inicialmente, el MRES estaba formado por solo 14 hombres, lo que pronto se descubrió que no estaba lo suficientemente cerca. Con 42.000 hombres desaparecidos solo en Europa, esta fue una tarea bastante complicada.

Una cosa que realmente me llamó la atención es la poca gente que trabajaba en este campo y se ocupaba de tantos casos. Y fue un trabajo extenso & # 8211 viajar, trabajar en inteligencia, hablar con los lugareños y estar presente en las exhumaciones. Ciertamente no era un trabajo para los débiles de corazón. Miles de hombres se perdieron en miles de millas cuadradas de Europa, y mucho menos en otros continentes como el sudeste asiático, que planteó problemas propios.

La forma en que se identificó a algunos hombres es bastante intrigante. En su mayor parte, los discos de identidad de la RAF perecieron rápidamente en el suelo, por lo que la identificación se dejó a elementos como uniformes, anillos o incluso documentos que habían sobrevivido metidos en los bolsillos. Fue un trabajo detectivesco del más alto nivel, que en algunos aspectos un historiador de las bajas de guerra puede simpatizar y admirar.

Pienso especialmente en hombres como el teniente de vuelo Patrick McCarthy DFC y el sargento de vuelo Francis Compton DFM, hombres que fueron derribados en la Europa ocupada y deben haber pasado por el proceso de que el MRES rastreara e identificara los lugares de los accidentes y los lugares de enterramiento.

Este es un libro fascinante, lleno de anécdotas. Como mencioné en mi introducción, no puedo recordar la última vez que aprendí tanto de un libro sobre un tema del que sabía muy poco y sobre un tema del que debería saber mucho. Ciertamente se suma a mi comprensión de la investigación de los aviadores & # 8216 desaparecidos & # 8217, y agrega un acertijo vital para comprender sus historias.


Desaparecidos Creidos Muertos: Política de Accidentes y Servicio de Investigación e Indagación de Desaparecidos 1939-1952

Se ha escrito muy poco sobre el importante trabajo del MRES durante y después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que este estudio se puede llamar con razón un pionero. Hadaway entra en gran detalle proporcionando una gran cantidad de información técnica sobre su tema y este volumen es claramente el resultado de una cuidadosa investigación y un arduo trabajo.

Logra equilibrar hábilmente los aspectos técnicos de la búsqueda de los sitios del naufragio y la recuperación de los cuerpos con el carácter conmemorativo de la obra. La escala de las pérdidas para la RAF es asombrosa y vale la pena leer sobre el trabajo realizado por esta unidad poco conocida. Aunque sospecho que los lectores británicos estarán interesados ​​principalmente en las actividades de MRES en Gran Bretaña, Francia y Alemania, se hace referencia a la contribución de las naciones de la Commonwealth y hay capítulos que cubren el Lejano Oriente y el Mediterráneo / Oriente Medio, etc.

En los apéndices se proporciona una gran cantidad de información adicional y el libro se beneficia de muchas más ilustraciones fotográficas de las que esperaría de un volumen de este tipo (más de 90 fotografías). En general, este es un libro bien escrito sobre un tema muy intrigante y que invita a la reflexión. Lo recomiendo encarecidamente.


Desaparecidos, se cree que han muerto: política de accidentes y el servicio de investigación y consultas de desaparecidos 1939-1952, Stuart Hadaway - Historia

Entre el 7 de noviembre de 1945 y el 28 de julio de 1947 fui uno de los agentes del R.C.A.F. con el R.A.F. / Servicio de Investigación e Investigación de las Fuerzas de la Commonwealth desaparecidas (M.R.E.S.) con sede en Europa.

Mi asignación inicial fue Escandinavia y una vez que esto se completó, pasé a la Zona americana de Alemania.

Los Servicio de investigación y consultas desaparecidos (M.R.E.S.) fue creado al final de la Segunda Guerra Mundial con un mandato para localizar al personal de las fuerzas de la Commonwealth que había desaparecido o había muerto en misiones sobre territorio controlado por el enemigo.

El MRES se convirtió en una organización mundial que llevó la búsqueda a los campos de batalla y recorrió millones de millas cuadradas para dar cuenta individualmente y enterrar su lista de hombres y mujeres desaparecidos. A medida que se encontraron los desaparecidos, fueron marcados fuera de la lista.

Los PREVIO al Ministerio del Aire INFORME 55/65 Ref: 6.1 sobre la operación MRES de 1944 a 1949 comentarios & quot. (actividades) se refieren a una tarea nueva, a menudo desagradable y ardua. . pero, en los resultados logrados muy satisfactorios para los (oficiales de búsqueda). Se debe rendir un homenaje especial al papel desempeñado en esta obra por el Fuerzas Aéreas del Dominio y por los oficiales del Dominio individuales . Este fue un esfuerzo conjunto y el Dominios hizo toda su contribución a la misma. & quot

Se ha dicho o escrito muy poco públicamente sobre el importante trabajo del MRES después de la Segunda Guerra Mundial. Las referencias (recientes) enumeradas en el Apéndice B y, en particular, el excelente libro de Stuart Hadaway de 2008 & quotDesaparecidos Creídos Muertos: Política de siniestros y Servicio de Investigación y Consulta de Desaparecidos"La Ref. 6.2 y su artículo del Journal 42 Royal Air Force Historical Society arrojan algo de luz sobre las operaciones del Servicio". Los resultados de las investigaciones del Servicio están cerrados durante 99 años según las leyes del Reino Unido y el gobierno británico ha publicado muy poco. Ciertamente, se ha escrito muy poco sobre la Contribución o participación canadiense. Ref: 6.28, Ref: 6.29, Ref: 6.30
Esto es un poco sorprendente ya que de los 17,000 Canadian Flyers asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, casi un tercio no tiene tumba conocida.

I t is important to recognize the efforts of one Canadian, Squadron Leader William Mace Mair of the Royal Canadian Air Force, whose work was deemed so outstanding that the Royal Air Force recommended him for an Officer, Order of the British Empire award which was gazetted in January 1948.

The recommendation for S/L Mair's award stated in part: " He has taken a large and responsible part in the initial organization of this Branch of the Service (MRES). Él es entirely responsible for the exhumation procedure now in use, which he evolved from his own experience of research work in the field, and the application of his methods has enabled a large number of missing aircrew to be traced. Apart from being a most efficient officer, Squadron Leader Mair subordinates everything to his official duties and does not spare himself. He has continuously worked for long hours in an endeavour to perfect the organization and much of the success of the Missing Research and Enquiry Service is due to his foresight, planning and energy. The Missing Research Enquiry Units have a thankless and at times horrible task to perform but their importance cannot be too strongly emphasized. Squadron Leader Mair's work is particularly noteworthy ."

( S/L William Mair was assigned to the Missing Research and Enquiries Section (MRES) in December 1944. Mair was next assigned to Europe as part of the British Air Force of Occupation where he worked with the British and American Graves Registration units. He was repatriated to Canada in September 1947 at which time he retired.)

W ith this account, I will provide a limited, but sufficient, insight into some of the day&ndashto&ndashday workings of the units I was associated with. I'm told that every single RAF casualty file still exists in a huge secure depository at Hayes, UK. The problem is that the files are to be "weeded" of sensitive personal information before release. That is a gargantuan task and I cannot imagine how or by when it will be done, if ever.

(It should be noted however that the final relevant M.R.E.U. report, minus exhumation records, were forwarded to the appropriate Dominion air forces (R.C.A.F., R.A.A.F., R.NZ.A.F.) for inclusion in service records for their MIA/KIA.
For R.A.A.F. crewmen, certain declassified service, repatriation and MREU records that have gone through the vetting process can be accessed on-line Ref 6.22 .
For R.C.A.F. crewmen, certain declassified service and MREU reports that have gone through the vetting process can be requested from the ATIP & Personnel Records Division of the Canadian Archives in Ottawa Ref 6.23 . )

Background into Formation of the The Royal, Dominion and Allied Forces Missing Research and Enquiry Service (MRES) 1944-1952

"Around the world I search for thee. "

T he web site "RAF Missing Research Enquiry Service (MRES)" Ref: 6.3 nicely summarizes the background to the formation of the MRES.

&ldquo D uring the 1939&ndash1945 war, over 40,000 airmen from the RAF and Allied Air Forces were reported as missing on operations or routine flights.
The responsibility of establishing, as far as was possible, what had happened to these men, fell to the Air Ministry Casualty Branch.

D uring the early years of WW2 it soon became apparent that the system for tracing the remains of aircrew deemed "Missing Believed Killed" was totally inadequate. los Missing Research Section (M.R.S.) of the Air Ministry was set up in 1941 to deal with this problem. It collected and collated intelligence reports from a wide variety of official, unofficial and covert sources in an attempt to establish the fate of missing aircrew, using forensic or semi-forensic work to identify personal effects passed on through clandestine channels or bodies washed up on Britain's shores.

T he task was enormous, and made particularly difficult due to the nature of air operations where an aircraft might be lost at any point from take off to landing back at base.

D uring the war years, investigation of missing aircraft and crews was hampered because of the difficulty in obtaining information at long range from overseas in occupied countries. Information about the fate of the missing airmen reached the Casualty Branch in various ways.

T he missing aircraft investigations were carried out from an office in London and relied primarily on the Cruz Roja Internacional with its headquarters in Geneva.

F rom time to time the International Red Cross Commision received from enemy sources news of casualties which they passed on to Londres. The "news" was incorporated into long telegrams referring to numerous crews. Each item in the telegram might include a date, a type of aircraft and the fate of some or all of its occupants, known or unknown: thus " 8/4 Lancaster: Smith, Jones captured Robinson, Brown and two unknown dead& quot.
The place of crash was not mentioned and no burial particulars given.

Los I.R.C.C. telegram was usually followed by a schedule called by the Alemanes a "Totenliste, or Death List& quot. This most often confirmed the data in the IRCC telegram and sometimes gave a burial place. For security reasons the place of crash was not given.

O ther sources of information during the war were reports from allied agents in enemy or enemy&ndashoccupied territory, from the French, Dutch, Norwegian etc. Red Cross country organizations forwarded by permission of the Germans, from French organizations such as the Anciens Combattants ( roughly corresponding to the British Legion) and from Air Attaches and others in neutral countries.

U sing these scraps of information, together with known details about which aircraft and crews had been reported missing, investigators could begin to build a picture as to the fate of some of the missing airmen. The information received was often obscure in the extreme and its solution demanded considerable detective ability.

A fter D&ndashDay and the liberation of parts of Europe, it was possible to make fuller investigations. Now it was possible to receive reports directly from the areas where the aircraft had crashed. Some captured German records helped, as did the many relics and personal effects that had been rescued from the scene by the people of occupied countries who had then hidden them from the Germans during the period of occupation.

I dentification of airmen who had died was assisted by the smallest of details such as a laundry mark on an item of clothing, the serial number on a service watch or the initials on a signet ring. It was painstaking and often harrowing work.

I n November 1944, los Head of the Casualty Branch and the Officer in Charge of Missing Research went to Paris, and during their visit it became apparent that there was a need for a single unit or branch to undertake and co-ordinate the work of investigating the many airmen who were missing. Consequently, in early 1945, The Royal Air Force Missing Research and Enquiry Service was founded.

W orking initially in France, Search Officers were dispatched to the places where aircraft were believed to have crashed. Their work involved interviewing local Mayors and their employees, local police, and anyone else likely to have information that would help.

T o begin with, the Casualty Branch sent Casualty Enquiry forms, detailing all known information to date about a particular aircraft and crew. los Search Officers worked with this information, adding to it where possible before writing a report to send back to Londres.

F rom the outset the M.R.E.S. worked in close cooperation with the Army Graves Service. los Ejército was responsible for the exhumation and concentration of graves into British / Dominion Military Cemeteries, and for their registration. A Dominion Air Force officer was normally present at the exhumation to help in the identification of bodies known or believed to belong to one of the Air Forces. Once all the facts and the burial place were known the M.R.E.S. arranged for the Graves Registration Directorate to register and mark the grave. When this was completed a case would be considered closed.

E ventually it was realized that due to the number of crashes to be investigated a more methodical approach to locating and investigating them would be required. After dealing with the Casualty Enquires from London, Search Officers would then search in their area village by village and district by district.

I n April 1945, a second Section was set up in Brussels. Eventually, sections were also established in Holland, Denmark, Norway, Italy and Germany. Searches were conducted in each of the countries by Officers working firstly from the Casualty Enquiries and thereafter by covering the country village by village, district by district.

W ith the increasing volume of enquiries as the MRES moved their searches into more and more countries there was a requirement to recruit more Search Officers. Por lo tanto, in August 1945, the Air Ministry, without mentioning the type of work to be undertaken, sent a letter asking for volunteers to work overseas.

T hose who volunteered then reported to the Air Ministry Casualty Branch to be interviewed for selection. During their selection interview they were told the type of work that they would be required to do if selected. The volunteers then returned to their centers to await the decision of the Air Ministry.

V olunteers selected after this interview were then asked to return to the Air Ministry Casualty Branch to attend two days of lectures regarding the type of work that they were to undertake with the MRES. After being given time to arrange any personal matters in the UK, they reported to St James House in London on August 30 th and were flown overseas to complete their training in the field.

A fter spending around a week in the field accompanying existing experienced Search Officers, they joined a Section. los Sections generally comprised a Commanding Officer and Six Search Officers. These Officers then commenced their own investigations in the countries that they were dispatched to with their Section."

F or 5 years teams of the MRES, led almost entirely by ex&ndashcrew officers, scoured Europe, the Middle East and the Far East for missing believed killed airmen. Crash sites and graves needed to be found, and then identified. To close a case would involve the exhumation of bodies that had been extracted from wrecks and may have been buried, often several to a grave.

Los MRES activities were actually closed down in 1949 in Europe and 1952 in the Far East (Korean War) against the recommendations of its staff &ndash who still maintained that there was further work to be done. However public and political demands to cut budgets won out.

MAGNITUDE OF THE PROBLEM FACING M.R.E.S. & INITIAL MANPOWER COMPOSITION OF M.R.E.S.

S ome 70,000 RAF aircrew (including Commonwealth aircrew who fought with the RAF) had been killed in WWII. (The Royal Air Force will be taken to mean all of those Commonwealth and Allied forces who served under the direction and command of the British RAF. Allied in this context does not however include the Americans who, of course, operated separately.)

O f these, some 57,000 were from Bomber Command alone, y more than two thirds of these Bomber Command crew had no known fate.

A round the world, 41,881 men and women had simply disappeared and were listed as missing, believed killed. los bulk of them, some 37,000 of them were missing believed killed in Europe. Tens of thousands of RAF personnel still lay in their aircraft, or buried in hurried and poorly marked graves. los public simply expects the debts of "the many" to "the few" to be paid in full. There was no precedent in history to follow&ndashup on the missing, presumed dead, casualties as a consequence of long range bombings and air missions.

A ccording to (page 15) MRES Report 55/65 Ref: 6.1 , the approximate break down of missing aircrew personnel in % proportions of British, Australian, canadiense, New Zealand and other Allied forces, which influenced the initial manpower make up of the MRES, was:

Allied (Polish, French, etc) 4%

F or the R.C.A.F. circa July 1946 this meant some 30 Canadian officers and 40 airmen were attached to the MRES.

EUROPEAN COUNTRIES SEARCHED by MR&ES 1944 &ndash 1949

T he European seach areas coverd by the M.R.E.S. are illustrated in the map below Ref: 6.1 (taken from Page 27 of Report AR55/65)

M y search area while with the No. 3 M.R.E.S. included: Denmark, Norway (taking me to the north eastern tip of the country into the Arctic Circle) and later in the American Zone of Germany.



PREVIOUS PAGE GO TO TOP OF PAGE FOR
INTER- and INTRA- CHAPTER NAVIGATION MENUS
NEXT PAGE

The Life and Times of Hubert Brooks M.C. C.D.

Copyright © 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019, 2020, 2021 Ralf Brooks, All Rights Reserved


Finding the Missing

At the end of the Second World War, the Royal Air Force (and associated dominion forces) had some 41,881 personnel listed as missing, worldwide (C07-049-007). A large proportion of these were scattered throughout the European Continent from which, while the battles were still raging, reliable information was difficult to obtain. The unit set up to deal with the problem of searching for and identifying as many of the missing as possible went through a number of guises but is probably best known as the Missing Research and Enquiry Service (MRES). Their task was to investigate the fates of missing aircrew through records and by putting people ‘on the ground’ in Germany and the former occupied territories to interview local officials and civilians and, if necessary, open graves to find clues on the bodies themselves.

Author Stuart Hadaway, writing in a book called Missing Believed Killed: Casualty Policy and the Missing Research and Enquiry Service 1939-1952 (Pen & Sword Books Ltd 2012), notes that by the end of 1950, just 8,719 aircrew were still officially listed as missing, with 23,881 now having known graves and 9,281 formally recorded as lost at sea (p.7). This, having been achieved without the use of modern technologies such as DNA profiling, is an astonishing success rate.

Once a crashed aircraft had been located, authorities could trace the identity of that aircraft through serial numbers on any number of parts. Knowing which aircraft and squadron it came from, they could then determine which crew was flying in it when it went missing. Identification then often came down to a process of elimination: the body with the pilot’s brevet must be the pilot, for example… identity discs might have survived revealing the wireless operator… one air gunner might have had remnants of his Flight Sergeant’s stripes, which meant that the other body with an air gunner’s brevet must be the other gunner… and so on.

The MRES report of losses from the Lille raid of 10MAY44 (A04-071-017) records how the unit identified the body of F/O J.F. Tucker, who was from Doug Hislop’s 467 Squadron crew, flying in EE143. Post war, six graves in the commune of Hellemes, near Lille, were exhumed. In one was found the remains of an RAAF battle dress with an Air Gunner’s brevet, along with an officer-type shirt on the body. Tucker was at the time the only Australian officer air gunner missing from this operation who remained unaccounted for, and the investigating MRES officer was happy to accept identification on this basis.

It wasn’t always so straightforward however. Often German information was somewhat muddled by events. Hadaway cites the case of a man initially buried by the Germans as ‘Haidee Silver, 40851’, being traced by the service number to a Pilot Officer Michael Rawlinson, who had been wearing a silver bracelet that his father told the MRES had been given to him by a female relative, inscribed ‘From Haidee’ (p.39). Other men were identified through serial numbers on their standard-issue watches, for example, or through laundry labels on their clothing.

Tracing serial numbers through the many layers of RAF bureaucracy could be a tedious job. What fascinates me about the work they did is the detective effort involved, and how unorthodox methods sometimes yielded the key that unravelled the case. I suppose I can draw certain parallels with the historical research I have been carrying out as part of this project. Throughout the war, files were maintained in the MRES offices in London where any little snippet of information relating to cases was kept. The files would regularly be reviewed and cross-referenced with any new information that might have come in later to see if anything jumped out. One little snippet could lead to another, which lead to another, which might have led up the garden path a bit until something else made sense of everything. And on so many of the cases, they were able to find a match.

Theirs was a gruesome and difficult task, and it was one that continued well after the war had ended and everyone else had ‘gone home’. But each case solved meant one more airman could be taken off the list of the missing. And one more family could have closure. For that, the investigators of the MRES deserve to be remembered.

This post was scheduled for some time in May but I brought it forward after tonight’s 60 Minutes program on Australian TV. Further post on that program is in the works!


Ver el vídeo: LOS DESAPARECIDOS SON LOS GRAN OLVIDADOS DE LA SOCIEDAD