Descubrimiento de un barco medieval en Inglaterra aclamado "raro e importante"

Descubrimiento de un barco medieval en Inglaterra aclamado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los arqueólogos han descubierto los restos de un barco medieval durante la construcción de un proyecto de drenaje a lo largo del río Chet, cerca de Loddon en Inglaterra, que se remonta alrededor de 1400. El hallazgo ha sido aclamado como "raro e importante" por el equipo porque no hay barcos de esta fecha se ha encontrado previamente en la región.

La embarcación con estructura de madera de roble de 600 años mide seis metros de eslora y está excepcionalmente bien conservada. Se encontró en una zona pantanosa de la red de vías navegables conocida como Norfolk Broads.

Hecho de vigas de madera, clavos de aleación de hierro y cobre, el barco medieval parece haber sido impermeabilizado con una mezcla de pelo de animal y alquitrán.

"Este es un hallazgo extremadamente raro e importante", dijo la arqueóloga del sitio Heather Wallis. "No se han encontrado barcos de esta fecha anteriormente en Norfolk, por lo que esta ha sido una oportunidad única para registrar y recuperar un barco de esta fecha y tipo".

El barco, que habría tenido vela, pudo haber sido utilizado para transportar mercancías ligeras de ida y vuelta a los mercados a lo largo de los ríos, lagos y canales de los Broads.

"Esta zona ha tenido una fuerte dependencia del transporte por agua e industrias relacionadas, particularmente desde la creación de los Broads por la excavación de turba en la época medieval", dijo Wallis.

El equipo de arqueología ahora planea recuperar el barco de su lugar de descanso para poder realizar pruebas en la madera y fecharlo. Finalmente, la vasija medieval se liofilizará y se conservará de por vida en un museo de Norfolk.


    Opciones de página

    La arquitectura se trata de evolución, no de revolución. Se solía pensar que una vez que los romanos se retiraron de Gran Bretaña en el siglo V, sus elegantes villas, ciudades cuidadosamente planificadas y maravillas de la ingeniería como el Muro de Adriano simplemente cayeron en decadencia cuando la cultura británica se hundió en la Edad Media. Fue necesaria la conquista normanda de 1066 para recuperar la luz, y los constructores de catedrales góticas de la Edad Media desempeñaron un papel importante en el renacimiento de la cultura británica.

    Las grandes catedrales y parroquias que levantaron sus torres al cielo fueron actos de devoción en piedra.

    Sin embargo, la verdad no es tan simple. La cultura romano-británica, que incluía la arquitectura junto con el idioma, la religión, la organización política y las artes, sobrevivió mucho después de la retirada romana. Y aunque los anglosajones tenían un estilo de construcción sofisticado propio, poco sobrevive para atestiguar sus logros, ya que la gran mayoría de los edificios anglosajones estaban hechos de madera.

    Aun así, el período entre el desembarco normando en Pevensey en 1066 y el día en 1485 cuando Ricardo III perdió su caballo y su cabeza en Bosworth, marcando el comienzo de los Tudor y el período moderno temprano, marca un raro florecimiento de la construcción británica. Y es aún más notable porque el espíritu subyacente de la arquitectura medieval era la "adecuación al propósito". Las grandes catedrales e iglesias parroquiales que levantaron sus torres al cielo no fueron solo actos de devoción en piedra, también fueron edificios ferozmente funcionales. Los castillos cumplían su propósito particular y sus almenas y torretas eran más para uso que para adorno. Sin embargo, las laberínticas casas señoriales de la última Edad Media eran principalmente hogares, y sus propietarios lograban respeto y mantenían su estatus gracias a su hospitalidad y buen señorío en lugar de la grandeza de sus edificios.

    La aptitud para un propósito también caracterizó los hogares de las clases más pobres. Esa gente no le importaba mucho a la élite gobernante y tampoco sus casas. Se trataba de estructuras primitivas y oscuras de una o dos habitaciones, generalmente con marcos de madera tosca, muros bajos y techos de paja. No fueron hechos para durar. Y no lo hicieron.


    Barco de hacha medieval protegido

    El naufragio más antiguo, conocido como el barco Axe, se encuentra en un banco de lodo en el lado oeste del río Axe en el sur de Devon. Antes de aparecer del lodo en 2001 tras los cambios en el flujo del río Axe, el naufragio no se registró, lo que sugiere que ha permanecido enterrado en el lecho del río en la memoria viva. Es un raro ejemplo de embarcaciones de finales del período medieval y la datación de muestras extraídas de madera indica que fue construido entre 1400 y 1640. El casco conserva rasgos característicos de los barcos medievales, como el "suelo torcido", una forma de Y entramado de madera en el fondo de la embarcación.

    Es probable que el barco Axe se haya utilizado en el comercio costero o en la pesca, y esos barcos fueron una vez prolíficos a medida que se desarrolló el comercio mercantil de Inglaterra. Axmouth fue clasificado como un puerto importante a mediados del siglo XIV y representaba el 15% del comercio marítimo del país.


    El nacimiento de Inglaterra y la muerte del entierro amueblado

    Las prácticas funerarias en evolución coincidieron con una época de cambios profundos en Inglaterra. Una vez bajo el dominio romano, Inglaterra se independizó alrededor del 410 y enfrentó una ola tras otra de conquistadores, incluidos los anglos y sajones germánicos.

    Entre 400 y 600, estos poderes paganos se fusionaron en reinos que se convirtieron al cristianismo en el siglo VII. Los reinos anglosajones más poderosos sobrevivieron a la invasión vikinga que comenzó en el siglo IX. Luego se unieron como Reino de Inglaterra en 927 y formaron la base de la monarquía británica moderna.

    Se cree que el guerrero enterrado en el barco era un rey anglosajón, tal vez Raedwald de East Anglia, que gobernó un reino que incluía Suffolk entre aproximadamente 599 y 624. Las fechas de las monedas enterradas en el sitio coinciden con su reinado, y el la calidad y el valor del ajuar funerario sugieren una persona de extrema influencia.

    También lo hace la existencia de la propia tumba. “El solo hecho de arrastrar un barco cuesta abajo desde el río, cavar un hoyo lo suficientemente grande para contener el barco y construir la cámara funeraria es casi como una obra de teatro”, dice Brunning. “Podemos imaginar que involucró a grandes grupos de personas. El funeral en sí habría sido una gran ocasión, y el [túmulo] era tan enorme que probablemente se podía ver desde el río cuando la gente pasaba navegando ".

    El individuo enterrado en Sutton Hoo fue enterrado con su espada. Una investigación reciente de la curadora del Museo Británico Sue Brunning sugiere que el propietario anglosajón del arma era zurdo.

    Los arqueólogos creen que Sutton Hoo también fue un cementerio para los familiares de la realeza, que fueron enterrados en otros 17 montículos cerca del presunto rey. También se encontró otro barco más pequeño en el sitio.

    El poder político podría ser la clave para el cambio en las prácticas funerarias, dice el arqueólogo Heinrich Härke, un especialista en entierros de la Edad Media temprana y profesor de la Universidad HSE en Moscú que no participó en la investigación. A medida que los líderes de toda Inglaterra comenzaron a consolidar su poder y formar reinos durante el siglo VI, dice Härke, puede que se haya vuelto menos importante para las personas mostrar su poder y enterrar esos bienes ornamentados.

    Otro arqueólogo medieval temprano, Andrew Reynolds de University College London, tiene una teoría propia: el ascenso de los reyes empobreció a todos los que no estaban entre la corteza superior.

    “El creciente control de las familias reales inglesas sobre los recursos y la tierra asestó el primer golpe mortal a las libertades que antes disfrutaban las comunidades en pequeña escala”, dice. "La riqueza se polarizó".

    Luego está el surgimiento del cristianismo. A medida que la nueva religión se apoderó de Europa, los túmulos funerarios pasaron de moda y los lugares de descanso reales migraron a cementerios o tumbas dentro de iglesias y catedrales. El número de ajuares funerarios también disminuyó. A partir del siglo VIII, tanto los miembros de la realeza como los que no pertenecen a la élite solían ser enterrados con nada más que sudarios, artículos personales de joyería u ornamentos cristianos como cruces.

    Reynolds ve el entierro de Sutton Hoo como parte de esa transición, especialmente porque parece haber sido el lugar de entierro de una sola familia anglosajona, en lugar de parte de un cementerio más grande.

    Una vista de los túmulos funerarios cubiertos de escarcha en Sutton Hoo al amanecer. Parte del campo de enterramiento descubierto cerca del famoso barco se ha dejado intacto para que las futuras generaciones de arqueólogos lo exploren con nuevas preguntas y nuevas tecnologías.

    "Todos los entierros de alto estatus de este período están situados lejos de los cementerios utilizados por personas de menor estatus", dice. “Lo que estamos viendo aquí es un intento de las personas que controlaban el acceso a bienes de alto estatus, y que casi con certeza tomaron las decisiones a nivel local, de distinguirse de los demás, no solo por la adquisición de artículos ostentosos, sino también espacialmente, de se distinguen ".

    Brownlee, por otro lado, cree que el aumento del comercio y las conexiones en Europa occidental, y no las tomas de poder monárquicas, explica la tendencia hacia los entierros desnudos. “El cambio en la mayoría de las prácticas funerarias ocurrió a través de la comunicación con personas de un estatus social similar”, teoriza, citando modelos sociológicos y lingüísticos que muestran que el cambio cultural se propaga más rápidamente cuando proviene de los compañeros.

    Quizás el entierro de Sutton Hoo tuvo sus raíces en el miedo real, dice Brunning. “Hay muchas teorías sobre si esto es una reacción a la llegada del cristianismo, un último hurra a la forma precristiana de hacer las cosas”, dice. "Podría ser un signo de inseguridad más que de fuerza, un gesto simbólico que cubre algunos sentimientos bastante inseguros".


    Sutton Hoo

    Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

    Sutton Hoo, finca cerca de Woodbridge, Suffolk, Inglaterra, que es el sitio de un cementerio medieval temprano que incluye la tumba o cenotafio de un rey anglosajón. El entierro, uno de los entierros germánicos más ricos encontrados en Europa, contenía un barco totalmente equipado para el más allá (pero sin cuerpo) y arrojó luz sobre la riqueza y los contactos de los primeros reyes anglosajones, su descubrimiento, en 1939, fue inusual porque el entierro de barcos era raro en Inglaterra.

    La impresión de las maderas podridas del barco en la zanja de arena de 7,6 metros (25 pies) de profundidad y los remaches restantes mostró que el barco había sido un bote de remos construido con clinker sin mástil de más de 27 metros (80 pies) de largo. La datación de las monedas encontradas en el sitio y la presencia de rasgos cristianos y paganos sugieren que pudo haber sido el cenotafio de Raedwald (fallecido en 624/625), un rey de Anglia Oriental que se había convertido al cristianismo y posteriormente regresó al paganismo. Sin embargo, la identidad del rey todavía está en duda, y otro candidato es Aethelhere, quien murió en 654 luchando por Penda, rey pagano de Mercia, en Winwaed. El rito del entierro de barcos y ciertos elementos en la tumba tienen paralelos en Suecia y sugieren un origen sueco hasta ahora insospechado para la dinastía real de East Anglian.

    En el lugar del entierro había 41 piezas de oro macizo, que ahora se encuentran en el Museo Británico, junto con una cantidad de platería importada. Un gran plato de plata lleva el sello de control del emperador bizantino Anastasio I (491-518). Además, cuencos, tazas y cucharas de plata con inscripciones en griego y un cuenco de bronce del Medio Oriente muestran el alcance de los contactos del reino. La tumba real y su ajuar funerario arrojan mucha luz sobre la civilización representada por Beowulf.

    Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy Tikkanen, Gerente de Correcciones.


    & # 8216Sutton Hoo & # 8217 Tesoros: Espectaculares hallazgos anglosajones en un túmulo funerario de barcos del siglo VII

    Un estudio de 2016 encontró que un material a base de carbón negro que se encuentra a bordo del lujoso barco del siglo VII, enterrado en un sitio llamado Sutton Hoo en Inglaterra, es betún y # 8211 un asfalto orgánico a base de petróleo que se encuentra solo en el Medio Este.

    El barco anglosajón enterrado en honor a un monarca del siglo VII llevaba el raro material parecido al alquitrán. El túmulo funerario del barco, junto con otros túmulos funerarios, se encontraron hace aproximadamente 80 años cerca del río Deben en la Gran Bretaña actual.

    Un modelo del estado de ánimo del entierro. Steven J. Plunkett CC BY-SA 3.0

    El estudio que indicó el descubrimiento proporcionó más pruebas de que importantes artefactos se transportaban a largas distancias en los primeros períodos medievales antes de terminar en el lugar de enterramiento.

    Sin embargo, en Sutton Hoo, este producto bituminoso de Oriente Medio no era la única prueba de contacto con las civilizaciones de muchos lugares: en el barco también se encontraron cubiertos del Mediterráneo oriental, algunos textiles de Oriente Medio y un cuenco egipcio.

    Sin embargo, es bastante improbable que el barco anglosajón descubierto en Sutton Hoo navegara alguna vez por las aguas del Mar Rojo. Probablemente, los valiosos artículos cambiaron de manos muchas veces antes de llegar a las costas del este de Inglaterra, en aquel entonces conocido como East Anglia.

    En ese momento, esta asociación transnacional era probablemente una de intercambio, con artículos intercambiados o aceptados como dotaciones diplomáticas entre líderes o gobernantes de alto rango, quizás pasando por muchas manos antes de llegar al Reino de East Anglian.

    Una pequeña parte del campo de tumbas de Sutton Hoo produjo hallazgos notables. Dr. Steven Plunkett y # 8211 CC BY-SA 2.5

    Sutton Hoo fue descubierto por primera vez en 1939. Fue uno de los lugares de enterramiento antiguos más impresionantes jamás desenterrados en Inglaterra. La vasija anglosajona de 90 pies de largo era solo una parte de un enorme complejo de 18 túmulos funerarios distintos descubiertos cerca de la actual Suffolk. El recipiente estaba cargado de lujosas riquezas, incluidas joyas de oro y granate, monedas, cubiertos y armaduras.

    Los investigadores del estudio indicaron que muchos eruditos creían que el barco fue sepultado para venerar al rey Raedwald de East Anglia, quien murió en 624 o 625 d.C. Los arqueólogos no están seguros de si el cuerpo del rey fue enterrado en el barco. Si lo fue, piensan que debe haber sido consumido por completo a lo largo de los siglos, por el suelo ácido.

    Réplica realizada para el Museo Británico. Gernot Keller CC BY-SA 2.5

    En todo el barco, los arqueólogos han encontrado fragmentos de la sustancia negra rica en carbono, que durante mucho tiempo se pensó que era el alquitrán de Estocolmo o, en terminología moderna, "alquitrán de pino", un material utilizado para impermeabilizar barcos. El barco en sí mostraba signos de desgaste y probablemente había navegado a lo largo de costas poco profundas y ríos estrechos. Para el ritual de entierro real, la gente probablemente arrastró el barco cientos de pies tierra adentro desde el río Deben.

    El casco es uno de los hallazgos más importantes en Sutton Hoo Crédito de la foto Geni CC BY-SA 4.0

    El estudio encontró el nuevo hallazgo mientras investigaba el alquitrán de varios naufragios europeos antiguos. Hizo referencia al análisis químico original del alquitrán de la década de 1960 y se dio cuenta de que los procedimientos de diagnóstico se habían mejorado significativamente desde ese momento.

    El estudio incluyó su análisis utilizando una colección de herramientas y técnicas más nuevas. El informe incluyó la separación de la sustancia en capas, la identificación de su composición química mediante el uso de ondas de luz reflejada para medir las diversas versiones de carbono con diferentes cantidades de neutrones en la sustancia.

    ¡El análisis, por tanto, produjo una sorpresa! El material similar al alquitrán del barco anglosajón era en realidad betún originario de Oriente Medio. Aunque el estudio no indicó claramente para qué se usaba, el betún podría haberse adherido originalmente a algún otro objeto, como madera o cuero, que se había desgastado con el tiempo.

    Había líneas circulares cautivadoras, aunque débiles, en la superficie de varios de los fragmentos de betún que podrían significar dónde algo se adhirió a él, o posiblemente que el betún en sí mismo tenía la forma de un objeto. Sin embargo, el betún también se valoraba como un tónico curativo, por lo que incluso los trozos de betún en bruto podrían haberse percibido como valiosos, informó Live Science.

    Parte del cementerio de Sutton Hoo

    Los entierros en barcos fueron bastante comunes en todo el norte de Europa durante muchos siglos, aunque los vikingos fueron probablemente las personas más conocidas que enterraron a los miembros de la sociedad de alto rango en barcos.

    También se construyeron memoriales, en honor indirecto a la cultura marinera. Por ejemplo, hace 3.000 años, la gente de los países bálticos construyó monumentos conmemorativos para honrar su estilo de vida orientado al océano.


    Navegación e instrumentos relacionados en la Inglaterra del siglo XVI

    A principios del siglo XVI, el antiguo arte de la navegación había comenzado a desarrollarse rápidamente en respuesta a los exploradores oceánicos que necesitaban encontrar sus posiciones sin puntos de referencia, determinar la ubicación de sus descubrimientos y establecer rutas entre las tierras recién descubiertas. y hogar. Aunque la relación de ciertos cuerpos celestes con la hora del día y las direcciones terrestres se conocía desde la antigüedad, las dos primeras décadas del siglo XVI vieron la aplicación rigurosa de la astronomía y las matemáticas a la navegación. El nuevo aprendizaje se encontró con el Nuevo Mundo.

    Herramientas como un reloj de arena, un cuadrante, una brújula y una carta náutica eran vitales para una navegación eficaz.

    La navegación se basa en gran medida en las coordenadas esféricas latitud -Distancia angular al norte o al sur del ecuador - y longitud - distancia angular al este u oeste de una ubicación de referencia generalmente aceptada, como el Observatorio de Greenwich. Encontrar la longitud requiere comparar la hora local, medida por un cuerpo celeste, con la hora local en una ubicación de referencia, registrada por un reloj. Los relojes mecánicos existieron en la era isabelina, pero hasta finales del siglo XVIII tuvieron que ser corregidos con frecuencia por avistamientos de sol y, por lo tanto, eran casi inútiles a bordo de un barco. Medir la latitud, por otro lado, no requiere un reloj preciso. El refinamiento de los instrumentos permitió a los marineros del siglo XVI determinar la latitud con una precisión razonable. Por lo tanto, la latitud era extremadamente importante para la navegación isabelina.

    Incapaces de utilizar el sistema de latitud-longitud al máximo, los navegantes del siglo XVI complementaron la latitud con un sistema rho-theta (distancia y rumbo) - muerto (de deducido) estimación. Comenzando en una posición conocida o asumida, el navegante midió, lo mejor que pudo, el rumbo y la velocidad del barco, las velocidades de las corrientes oceánicas y la deriva a sotavento (sotavento) del barco, y el tiempo dedicado a cada rumbo. A partir de esta información, pudo calcular el rumbo que había hecho y la distancia que había recorrido. La estimación, a través de conjeturas informadas, suele ser muy precisa. Todavía se practica en barcos y aviones, y se encuentra en el corazón del Doppler moderno y los equipos de navegación inercial. Los errores tienden a acumularse en navegación a estima, por lo que su precisión depende en parte de la duración del viaje y de la capacidad del navegante para utilizar la latitud y otra información para limitar el error. Pero, sobre todo, la navegación a estima depende de instrumentos fiables.

    Instrumentos para medir la latitud

    los globo celeste era una esfera montada que representaba los cielos en lugar de la tierra. Si bien muchos fueron diseñados para adornar bibliotecas privadas, algunos se utilizaron como instrumentos de navegación. Con la introducción por Gerardus Mercator, en 1569, de cartas marinas prácticas y asequibles, en las que se mostraban paralelos de latitud y meridianos de longitud, el costoso y delicado globo celeste gradualmente dejó de utilizarse.

    Puede resultar difícil utilizar un astrolabio cuando se está en la cubierta de un barco. Requería una precisión que podría ser difícil en un barco oscilante.

    los astrolabio se utilizó para determinar la latitud midiendo el ángulo entre el horizonte y Polaris, también llamada Estrella Polar, Estrella Polar o Stella Maris (Estrella del Mar). estrella polar fue la estrella preferida para medir la latitud porque está a menos de un grado del polo norte celeste (el punto en el cielo directamente sobre el polo norte geográfico).

    El astrolabio es un instrumento de la antigüedad, se han encontrado modelos persas que datan del siglo XI, y Chaucer escribió un Tratado en él a finales del siglo XIII. En la época isabelina consistía en un gran anillo de latón provisto de un alidada o regla de avistamiento. El usuario sostuvo el astrolabio por un bucle en la parte superior, giró la alidada para poder ver la estrella a lo largo de su longitud y leyó la altitud en la escala grabada en el anillo: tareas difíciles de realizar en la cubierta de un barco en movimiento. Las consecuencias de una medición imprecisa son serias (una lectura de latitud de solo un grado produce un error en la posición de 60 millas náuticas), por lo que los navegantes a menudo usaban el astrolabio en pares, uno para mirar a lo largo de la alidada, el otro para estabilizar el instrumento y tomar lecturas. En tierra, sin embargo, el astrolabio era más fácil de usar y más preciso.

    los cuadrante, con forma de cuarto de círculo, era otro instrumento de mano de madera o de latón. El usuario midió la altitud de Polaris mirando a través de una mirilla y tomando una lectura donde una línea de plomada corta se cruzaba con la escala en el borde exterior del arco.

    los personal cruzado se había desarrollado a partir de los árabes del siglo X kamal. Consistía en un bastón cuadrado de 3,5-4 pies de largo, portando una escala, con cuatro travesaños deslizantes o transversales de longitudes graduadas. Solo se usó una transversal a la vez, su selección se basó en la altura del cuerpo celeste en el cielo: cuanto más alto es el cuerpo, más larga es la transversal. El usuario sostuvo el extremo del bastón contra su ojo, luego deslizó la transversal hacia el otro extremo y la movió hacia adelante y hacia atrás hasta que sus bordes superior e inferior parecieron tocar, respectivamente, el cuerpo observado y el horizonte. La ubicación de la transversal en la escala se convirtió mediante una tabla en grados de latitud.

    Polaris a menudo está oscurecida por las nubes, la niebla o la luz del día, y está debajo del horizonte para cualquier persona en el hemisferio sur. La oscuridad a menudo hace que el horizonte sea difícil de encontrar. Entonces los navegantes aprendieron a usar el astrolabio, el cuadrante y el bastón transversal con el sol. Con frecuencia se usaba un trozo de vidrio ahumado para evitar que el usuario se cegara. Bajo llave, para uso exclusivo del capitán y el piloto, eran muy apreciados. tablas de declinación o cartas astronómicas mostrando las alturas calculadas del sol sobre el ecuador al mediodía para todos los días del año.

    Los instrumentos anteriores proporcionaron información invaluable, pero su uso dependía de la visibilidad de los cuerpos celestes. Como resultado, los marineros confiaron en la brújula, un instrumento desarrollado, probablemente de forma independiente, por chinos en el siglo XI y europeos en el XII. De día o de noche, buen tiempo o mal, hemisferio norte o sur, la brújula siempre apunta más o menos al norte. Al principio, las brújulas parecen haberse usado principalmente para medir la dirección del viento, pero los navegantes pronto las encontraron mucho más beneficiosas cuando se usaban para encontrar rumbos.

    Una brújula típica del siglo XVI consistía en una gran aguja magnetizada sujeta a la parte inferior de una tarjeta circular en la que se dibujaban las distintas direcciones. La rosa de los vientos, como se la llamaba a veces, normalmente tenía treinta y dos puntos separados por 11,25 grados: norte, norte por este, norte por noreste, etc. (Los marineros aprendieron temprano en sus carreras a "encajar la brújula", es decir, a recitar todos los puntos en orden.) La aguja se pivotaba sobre un alfiler de latón fino para permitirle oscilar libremente. La tarjeta de la brújula estaba suspendida por cardanes (anillos de montaje concéntricos), lo que permitía que la tarjeta se mantuviera nivelada independientemente del movimiento de la nave. El mecanismo se guardaba en una caja con la parte superior abierta unida a un pequeño armario llamado bittacle (bitácora posterior), que se fijó a la cubierta delante del timón. Se utilizó una piedra imán, o pieza de mineral de hierro naturalmente magnético, para volver a magnetizar la aguja de la brújula.

    Cristóbal Colón dijo que la brújula "siempre busca la verdad". Sin embargo, a diferencia de la brújula giroscópica moderna, la brújula magnética no siempre busca el norte verdadero. El polo magnético no está en la cima del mundo, sino a una distancia en constante cambio en el Ártico canadiense. Las variaciones locales en el campo magnético de la tierra producen diferentes errores en diferentes puntos. Este hecho fue reconocido en el siglo XV. La estrella polar ofrece una buena aproximación del norte verdadero, por lo que la variación de la brújula era fácil de medir incluso en la era isabelina. Las instrucciones para un viaje por el Atlántico planeado por Sir Humphrey Gilbert en 1582 enumeran muchas piezas de equipo de navegación, incluido "Un instrumento para la variación de la brújula". En su "Informe breve y verdadero" (1588), Thomas Harriot, científico jefe de la colonia Lane (1585-1586), menciona "Instrumentos matemáticos", que sin duda incluía tal dispositivo. Algunos navegantes colocaron la aguja en la tarjeta de la brújula para tener en cuenta la variación local de la brújula y hacer que la tarjeta indique el norte verdadero. Esta práctica causaba problemas, especialmente cuando los marineros intentaban navegar en embarcaciones desconocidas o cuando embarcaciones de cabotaje realizaban viajes transoceánicos. (Las brújulas ajustadas para la variación hacia el este que se encuentran en Gran Bretaña, por ejemplo, dieron lecturas insatisfactorias en partes de América del Norte con variación hacia el oeste). El uso de varias tarjetas intercambiables con agujas montadas en diferentes ángulos para diferentes grados de variación hizo poco para reducir la confusión.

    Instrumentos para medir el tiempo

    El tiempo exacto es esencial para la navegación a estima. Los relojes de agua (clepsidras) y los relojes de sol portátiles sufrían obvias desventajas a bordo del barco, por lo que el reloj de arena o reloj de arena fue el reloj más utilizado en la navegación. Los vasos más comunes fueron los de cuatro horas y media hora. Los días en el mar se dividieron en seis turnos o guardias de cuatro horas. El mozo de un barco atendió con cuidado el vaso de media hora, girándolo tan pronto como la arena pasó y gritando o tocando una campana para que todos a bordo lo oyeran. Al cabo de cuatro horas, giró el vaso de cuatro horas. (Por lo tanto, el sistema de campanas y relojes todavía se usa a bordo de muchas embarcaciones.) La textura de la arena podría afectar su velocidad de flujo, al igual que la condensación dentro del vidrio, por lo que se usaron varios vasos juntos para mayor precisión.

    El vidrio se usó en combinación con el Iniciar sesión, un trozo de madera unido a un línea anudado a intervalos uniformes. Un marinero tiró el tronco desde la popa del barco y dejó que la línea se extendiera libremente mientras el barco se alejaba. Cuando el marinero sintió pasar el primer nudo entre sus dedos, le gritó una señal a otro marinero, que giró un vaso de un minuto. El primer marinero contó en voz alta el número de nudos que pasaban hasta que se agotaba la arena. Un temporizador de un minuto (una sexagésima parte de una hora), los nudos espaciados un sexagésimo de una milla náutica y la aritmética simple daban fácilmente la velocidad del barco en millas náuticas por hora ("nudos").

    los nocturno consistía en dos placas concéntricas de latón o madera, la mayor dividida en doce partes iguales correspondientes a los meses del año, la menor en veinticuatro partes correspondientes a las horas del día. Al alinear un mecanismo de observación con Polaris o ciertas estrellas en la Osa Mayor o la Osa Menor, el usuario podría determinar la hora de la noche con una precisión razonable.

    Gráficos no sólo le dio al marinero una idea de hacia dónde se dirigía, sino también un medio para trazar sus posiciones pasadas y presentes. Los cartógrafos y navegantes sufrieron muchos de los mismos problemas, como la incapacidad de determinar la longitud precisa. En consecuencia, la mayoría de las cartas del siglo XVI no eran muy precisas según los estándares modernos. Para empeorar las cosas, los cartógrafos a menudo se copiaban unos de otros, usaban información de fuentes poco confiables y confiaban en su propia imaginación para llenar los vacíos en la cobertura.

    los tablero transversal se utilizó para aproximar el rumbo seguido por un barco durante una guardia. Consistía en una pieza circular de madera sobre la que se habían pintado las puntas de la brújula. Ocho pequeños agujeros se espaciaron uniformemente a lo largo del radio hasta cada punto, y ocho pequeñas clavijas se unieron con una cuerda al centro del tablero. Cada media hora, una de las clavijas se clavaba en el siguiente orificio siguiente para el punto de la brújula más cercano al rumbo que el barco había mantenido durante esa media hora. Al final de esa vigilancia, se determinó un rumbo general a partir de la posición de las clavijas. Con información de velocidad de la línea larga y larga, la tabla transversal sirvió como una computadora de navegación a estima que recuerda a las que se usan hasta el día de hoy a bordo de los aviones.

    Utilizado para encontrar características de profundidad y lecho marino, el plomo y línea era una ayuda de navegación antigua, pero muy útil. Consistía en una sonda unida a una línea con nudos espaciados uniformemente o trozos de tela de colores trabajados en él. El plomo se arrojó por la borda y se dejó que se hundiera hasta el fondo del mar. Cada marca era distintiva y la distancia entre marcas sucesivas era constante, por lo que la profundidad del agua podía medirse fácilmente ("por la marca") o estimarse ("por la profundidad"). Cuando se subió a bordo, el plomo, en virtud del sebo empaquetado en una pequeña depresión en su fondo, trajo una muestra del lecho marino, útil para encontrar un fondeadero seguro.

    Aunque no es un instrumento de navegación, el pipa de contramaestre fue una herramienta de gran valor. Este silbato de forma peculiar fue utilizado por el contramaestre (el patrón de contracción no se usó en el siglo XVI) para enviar órdenes por todo el barco. Su sonido agudo solía ser audible, incluso por encima del aullido del viento, para los tripulantes que trabajaban en lo alto del aparejo.

    los bitácora del barco contenía un registro de rumbos, velocidades, sondeos y otra información relevante. Un buen registro era lo suficientemente preciso y completo como para permitirle al navegante comprobar su navegación a estima.

    Créditos:
    Texto de Olivia Isil editado y ampliado por lebame houston y Wynne Dough
    Ilustraciones: Vicki Wallace


    Entierro de barcos anglosajones y vikingos & # 8211 El Museo Británico

    Tuve la suerte (¡una vez más!) De conseguir un lugar en otra de las charlas de la Dra. Sue Brunning, esta vez en el Museo Británico. El tema: entierro de barcos anglosajones y vikingos. Esto vino inmediatamente después de su reciente presentación sobre las renovaciones y remodelación de la Sala 41 del Museo Británico que alberga la majestuosa colección Sutton Hoo. En esta sesión, el Museo Británico invitó al renombrado arqueólogo noruego Jan Bill del Museo Kulturhistorisk de Oslo. Habló extensamente sobre varios entierros vikingos e intentó comparar y contrastar los métodos funerarios ingleses y noruegos.

    Entierro de barcos en la Inglaterra anglosajona

    Los entierros de barcos ocurrieron entre los siglos V y # 8211 XI en varios reinos en competencia. Hasta finales del siglo VII, los anglosajones incineraron a sus muertos y utilizaron ritos funerarios en diferentes tipos de embarcaciones.

    • Partes de maderas de barcos
    • Embarcaciones fluviales o marinas enteras
    • Pequeñas embarcaciones (botes piragua)

    Hay tres entierros de barcos confirmados en Inglaterra: East Anglia, Snape en Aldeburgh y dos en Sutton Hoo.

    Snape es el sitio de un cementerio anglosajón encontrado por Septimus Davidson en 1862. Davidson encontró un barco de diecisiete metros de largo en Snape, Suffolk. Fue el primer entierro anglosajón reconocido en Inglaterra, pero los registros de este hallazgo son incompletos e incompletos. Los relatos de Davidson indican que el barco estaba apuntado en ambos extremos y una construcción construida con clinker (superpuesta). Desafortunadamente, el entierro fue robado y quedó muy poco. Los arqueólogos lograron encontrar remaches de barcos, una capa peluda que creen que era cabello, pedazos de Jasper, dos puntas de lanza fragmentadas y fragmentos de vasos de garra.

    Sutton Hoo es un entierro de barcos anglosajones de fama mundial. In the late 1930s, Edith Pretty invited archaeologists to investigate her land which contained several large burial mounds. The excavation was better documented than Snape. It had also been robbed in mound two, but they did manage to find: a shield, knives, silver buckle, five hundred rivets from the ship, copper alloy basin, and gilded mounts.

    The ship was placed on top of the burial chamber. (Sutton Hoo mound 2). The largest mound is mound 1, and incredibly, it wasn’t raided. There was an imprint of a twenty seven metre long ship, that’s roughly three double decker buses. The burial chamber in mound 1 was contained inside the ship. It contained drinking horns, a heavy gold buckle, helmet, coins, and a cauldron. The treasures were donated to the British Musuem in 1939. This grave was for someone of very high standing. The labour involved in dragging the ship to the burial ground, and filling and burying it meant his was a person that was meant to be remembered. It is believd that this was a king of East Anglia.

    Oseberg and Gokstad situated at the Oslo Fjord. These ship burials were monumental in size, 40-50m in diameter.

    Oseberg is the oldest burial it was excavated in 1904. Documentation was not up to modern standards but was a good excavation for its time and there is an abundance of information on this burial. It is the best preserved Viking ship that we know of at 21.5m long and built in Western Norway, in 820 AD.

    Contents of Oseberg Ship Burial

    The Aft – objects that relate to food, farming production, cooking and eating.

    Central area – where the dead bodies were placed in Oseberg’s case it was two women. This centre portion contained personal belongings, textiles, weaving equipment, treasures, and some food and drink as well.

    Fore – ship equipment, wagon, three sledges, things related to travel activities, fifteen horses, beds, an ox head, dogs.

    One of the four sledges found in the Oseberg ship. Three of the four sledges were highly decorated, with one used as a working sledge. The Oseberg wagon: the only preserved Viking age wagon in the world. It is decorated with wood carvings, it has a turning radius of 12m. The wood carvings are of cats, snakes, human figures and rope carvings.

    It also contains five animal head sculptures, they were found with a rope from a rattle in their mouths, witha 2.7m handle and could have symbolised a need to keep away evil in travels. The ship was placed in a trench and was moored to a huge stone so that it wouldn’t move.

    Situated twenty km away from Oseberg. Gokstad mound was constructed around 900 AD. It is much better developed than the Oseberg ship. It was excavated in 1880 by Nicolay Nicolaysen. It contained one man who had been killed in battle. It was robbed but still had many objects.

    Contents of Gokstad Ship Burial

    The Gokstad Ship was filled with equipment, a tent, 3 boats, a copper alloy cauldron, 2 peacocks, 6 dogs, horse gear, a gaming board and pieces, 12 horses, hunting equipment, beds, and textiles including silk. It is assumed the man placed in the ship was a king due to the exotic and expensive items buried with the body. It contains the largest collection or Arabic coins in Norway. It also contains beads, crystals from Central Asia, pearls, and weights all which indicate a high level of trade.

    The oldest ship burials were in East Anglia, then, in the eighth century in Western Norway, and in Eastern Norway in the ninth century. Bill explained that these ships were monuments built to promote a certain ideology. Burial mounds had to have an audience, the landscape around the burial has to be viewed as part of the explanation for the burials themselves. Gokstad is situated at an important trading place, another Norse Viking ship is situated at a burial place for kings. These are arguments in soil meant to convey political significance. Sutton Hoo was also situated on an older burial site and was also trying to transmit the importance of the person buried with it. The amount of labour and investment involved in Sutton Hoo indicates it would have been at the very least, a semi-public event. The poem Beowulfgives us some insight into the burial practices of the day. It was most likely a substantial funerary ritual.

    According to burials can be read as reenactments of a mythological past and link the deceased individual to the Gods, like Odin. Germanic kingdoms used foundation myths to cement royal power these burials were part of this proof that this person was connected to the Gods. Boat burials were common in Norway but massive ship burials were not so common.

    Ship and boat burials are used in different contexts and were usually linked to high status individuals. In Uppland Sweden, there are dynastic ship burials. When you look at Norway, the pattern differs. Boat burials were common in the western part but virtually non existent in the east until the massive ship burials.

    Brunning pointed out that we have very few examples of ship burial in England. It’s difficult to extrapolate with so few examples but for the ones we do have, they seem to be associated with high status individuals. Sadly, most sites have been robbed.

    Also, there are no records of these burials being tied to the religious belief of ferrying the dead to the afterlife. This idea is unlikely in the case of Anglo Saxon England because the individual was buried outside the ship in one of the mounds. For the Vikings, the idea of ship transporting the dead to the afterlife, was also questionable. There are no records of this being the case. However, there were wagons, horses and sledges placed in the ship so the notion of travelling someplace was definitely there.

    Were there any major differences between the two burials? There appear to have been more animals in Norway’s burials. Animals were uncommon in Sutton Hoo and there were not generally as many animal sacrifices in England. The layout of the burials in Anglo Saxon England were also not as distinctive as in the Viking ship burials where there were definitive sections for specific items. There is a difference of at least 150 years between Sutton Hoo and the earliest burial in Norway. That gap makes a difference.

    Was the burial cosmological at all? The tendency in Norway was to bury their dead pointing south with little deviation and often pointing towards water. This may have some kind of meaning but we can’t make sweeping generalisations about it.

    For more information about the British Museum Viking exhibit, please visit their website:


    Oars and sails

    The earliest historical evidence of boats is found in Egypt during the 4th millennium bce . A culture nearly completely riparian, Egypt was narrowly aligned along the Nile, totally supported by it, and served by transport on its uninterruptedly navigable surface below the First Cataract (at modern-day Aswān). There are representations of Egyptian boats used to carry obelisks on the Nile from Upper Egypt that were as long as 300 feet (100 metres), longer than any warship constructed in the era of wooden ships.

    The Egyptian boats commonly featured sails as well as oars. Because they were confined to the Nile and depended on winds in a narrow channel, recourse to rowing was essential. This became true of most navigation when the Egyptians began to venture out onto the shallow waters of the Mediterranean and Red seas. Most early Nile boats had a single square sail as well as one level, or row, of oarsmen. Quickly, several levels came into use, as it was difficult to maneuver very elongated boats in the open sea. The later Roman two-level bireme and three-level trireme were most common, but sometimes more than a dozen banks of oars were used to propel the largest boats.

    Navigation on the sea began among Egyptians as early as the 3rd millennium bce . Voyages to Crete were among the earliest, followed by voyages guided by landmark navigation to Phoenicia and, later, using the early canal that tied the Nile to the Red Sea, by trading journeys sailing down the eastern coast of Africa. According to the 5th-century- bce Greek historian Herodotus, the king of Egypt about 600 bce dispatched a fleet from a Red Sea port that returned to Egypt via the Mediterranean after a journey of more than two years. Cretan and Phoenician voyagers gave greater attention to the specialization of ships for trade.

    The basic functions of the warship and cargo ship determined their design. Because fighting ships required speed, adequate space for substantial numbers of fighting men, and the ability to maneuver at any time in any direction, long, narrow rowed ships became the standard for naval warfare. In contrast, because trading ships sought to carry as much tonnage of goods as possible with as small a crew as practicable, the trading vessel became as round a ship as might navigate with facility. The trading vessel required increased freeboard (height between the waterline and upper deck level), as the swell in the larger seas could fairly easily swamp the low-sided galleys propelled by oarsmen. As rowed galleys became higher-sided and featured additional banks of oarsmen, it was discovered that the height of ships caused new problems. Long oars were awkward and quickly lost the force of their sweep. Thus, once kings and traders began to perceive the need for specialized ships, ship design became an important undertaking.


    Recreating Historic Sea Crossings

    The Kon-Tiki Expedition (1947)

    Established theory holds that Polynesia was colonised via Asia some 5,500 years ago. Based on similarities between statues on Easter Island and others in Bolivia, Heyerdahl believed that there had been contact from South America. To support that claim, he sailed from Peru with five other adventurers on a raft built in native style from balsa wood, bamboo, and hemp. After 101 days and 4,300 nautical miles on the open sea they arrived in the Tuamota Islands. [Wikipedia]

    Kon-Tiki Expedition (1947)

    Kon-Tiki, Balsa Logs and Sail

    RA-II : Crossing the Atlantic on a Reed Boat (1970)

    In 1970, Heyerdahl was at it again. Proving that a reed boat of Egyptian design could reach South America. Could Aztec pyramids have been influenced by Egyptians ?

    RA-II (1970)

    Ra II - Reed Boat

    The Brendan Voyage (Severin, 1976)

    los Brendan, a 36-foot, two masted boat was built in traditional fashion of Irish ash and oak, hand-lashed together with nearly two miles (3 km) of leather thong, wrapped with 49 tanned ox hides, and sealed with wool grease. Between May 1976 and June 1977, Tim Severin and his crew sailed the Brendan 4,500 miles (7,200 km) from Ireland to Peckford Island, Newfoundland, stopping at the Hebrides and Iceland en route. [Wikipedia]


    Route of the Brendan

    The Brendan Leather Boat

    Experiments in the Mediterranean

    7,000BC) precede the Minoan civilization by more than four millennia.

    Island settlement implies some navigation legs over 100km in very primitive craft. There is also evidence of repeated trade (in obsidian) between some islands and the mainland. In recent years, experimental archeologists have repeated these voyages in bith reed craft and dugout canoes.


    Reed "Papyrella" (Tzalas 1988) [Ref]

    Dugout Canoe "Monoxylon"
    Tichy, 1995 & 1998 [Ref]

    The First Mariners Projects (1998-2008)

    The First Mariners Projects showed how Homo Erectus could have reached Flores in the Indonesian Archipelago 800,000 years ago. They also demonstrated how the aborigenes could have sailed (600km) from Timor to Australia 50,000 years ago.


    Human migation out of Africa

    Flores to Timor on Hominid Raft

    The Next Step: Planks

    If I have used some images that you own without sufficient credit, contact me and I will either remove them or add a reference that you are happy with.


    Ver el vídeo: La Foto de Carnet